Castillo de Dublín

Situado en pleno corazón de la ciudad, el Castillo de Dublín ha cumplido múltiples y diferentes funciones a lo largo de su historia.

Antiguamente utilizado como lugar de asentamiento de los vikingos, fortaleza militar, residencia real, sede del Tribunal de Justicia Irlandés, y sede de la Administración Inglesa en Irlanda, el Castillo de Dublín es utilizado hoy en día como lugar para la celebración de las recepciones estatales.

La visita

El castillo se puede conocer mediante una visita guiada de 45 minutos durante la cual se recorren gran parte de las estancias, comenzando por el Rellano de las Hachas de Guerra, lugar en el que se situaba la guardia real para proteger la entrada del Salón del Trono.

Durante el recorrido por los apartamentos reales, se visitan la Sala de James Connolly, el Salón Granard, las habitaciones del Rey y la Reina, y el Salón del Trono.

Después de la visita al interior del castillo se cambia de escenario para conocer algunos aspectos de la ciudad en el siglo X, en la Torre de la Pólvora. En la bóveda subterránea se puede viajar a través del tiempo para contemplar los restos de lo que un día fueron las adoquinadas calles de la ciudad.

Un castillo con mucha historia

Aunque tras el incendio producido en 1684 la fortaleza tuvo que ser reconstruida y exteriormente no presenta el aspecto de un castillo, el interior se conserva en perfecto estado y las estancias que fueron utilizadas por los miembros de la Familia Real están decoradas al detalle, con preciosas alfombras, muebles y lámparas.

La visita resulta interesante para comprender algunos capítulos importantes sobre la historia de Dublín y de Irlanda, pero cuenta con la desventaja de que las visitas se realizan solamente en inglés.

Horario

De lunes a sábado: de 9:45 a 16:45 horas.
Domingos y festivos: de 12:00 a 16:45 horas.

Precio

Entrada:
Adultos: 7€.
Estudiantes: 6€.
Visita guiada:
Adultos: 10€.
Estudiantes: 8€.

Transporte

Autobús: Werburgh St., líneas 50X, 56A, 77, 77A, 77X, 150 y 151.

Lugares próximos

Biblioteca Chester Beatty (84 m)
Ayuntamiento de Dublín (119 m)
Catedral Christ Church (287 m)
Dublinia (323 m)
Temple Bar (346 m)